lunes, 15 de septiembre de 2008

LA CIUDAD


Dijiste: "Iré a otra ciudad, iré a otro mar.

Otra ciudad ha de hallarse mejor que ésta.

Todo esfuerzo mío es una condena escrita;

y está mi corazón- como un cadáver- sepultado.

Mi espíritu hasta cuándo permanecerá en este marasmo.

Donde mis ojos vuelva, donde quiera que mire

oscuras ruinas de mi vida veo aquí,

donde tantos años pasé y destruí y perdí".

Nuevas tierras no hallarás, no hallarás otros mares.

La ciudad te seguirá. Vagarás

por las mismas calles. y en los mismos barrios te harás viejo

y en estas mismas casas encanecerás.

Siempre llegarás a esta ciudad. Para otro lugar - no esperes-

no hay barco para ti, no hay camino.

Así como tu vida la arruinaste aquí

en este rincón pequeño, en toda la tierra la destruiste.


Kavafis.

5 comentarios:

agallas dijo...

Hola Loca!!
Lo estás pasando fatal no??
Parece que el suicidio está cerca!!
jajaja
Ya lei tu reflexió política de esta mañana un poco a escdondidas porque aqui me vigilan, :)),ya sabes esto de ser becaria te condiciona.

Muaa, si estás contesta ahora o calla para siempre que en 5 minutos abandono el barco por esta vez (también me gusta ser profunda!!)
IRia

iria dijo...

Ups he publicado con otra cuenta. esta soy yo y la de antes también.

Annie Hall dijo...

amor mío necesito tu blog YA!!!! por qué, por qué, por qué no te haces uno????????? acaso tienes miedo de mostrar tus pensamientos, tus preocupaciones tus juicios en la red¿? pero si sólo lo leemos nosotros, qué más da lo que piensen,lean u opinen de ti a los que no les ves las caras, a los que nunca se las has vistos y a los que nunca se las verás... y qué mas da también lo que pienses a los que sí se las ves ((exceptuando a los que te pagan a fin de mes, ellos que piensen que eres exactamente como ellos cree que eres))
Muaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!

Caaal dijo...

¿Por qué será que uno/a nunca puede irse del todo de los sitios?

Annie Hall dijo...

@Iria: el blog ese que has dejado es ... ya te lo diré en persona porque no sé si notarás vía red el tono exacto que quiero dar a mis palabras.