miércoles, 15 de octubre de 2008

Cine y más.


"Los hombres nacen suaves y flexibles, muertos son rígidos y duros. Las plantas son tiernas y húmedas; muertas son quebradizas y secas. Así, quien es rígido e inflexible es un discípulo de la muerte, quien es suave y flexible es un discípulo de la vida. Lo duro y rígido será roto, lo suave y blando permanecerá."




Si algún rasgo de mi personalidad conozco es que soy cinéfila. Esta más que claro para mí que soy una mitómana enamorada del séptimo arte. Es inexplicable el placer que experimento cuando disfruto de un clásico de la época dorada de Hollywood. A veces me sorprendo ruborizada cuando contemplo a los galanes de la época, sus miradas, ese aire magnético y la personal elegancia que cada uno desbordaba en la pantalla. De esta forma captaban por completo mi atención dejándome fascinada.

Quizá tenga que ver con esa fascinación lo que hizo que la primera vez que vi a Obama en televisión me quedase paralizada, los ojos fijos en la pantalla, sin poder apartarlos. Los cinco sentidos puestos en ese “nuevo hombre” que aparecía en la escena política internacional. Su porte, su presencia, todo en él recordaba a los encantos clásicos. Pronto se sumó a todo este atractivo uno de los discursos más novedoso de los últimos años. Valiente y capaz de movilizar a esa generación, la mía, tan desencantada y escéptica con la clase política. Hace que los que lo perdieron lo recuperen, y los que nunca lo tuvieron, encuentren por fin el interés por lo que nos ofrecen aquéllos a los que les encomendamos la labor de dirigir muchos de nuestros asuntos. Ese Nuevo Hombre hecho a sí mismo, convencido de la importancia que tiene para el progreso de un país el bienestar de la clase media. De la posibilidad para todos de alcanzarlo todo, de iguales oportunidades.

Es la suma de esos dos factores lo que lo hace tan diferente a cualquier otro líder. Ese infinito carisma que hizo que todas depositásemos los ojos en la pantalla de televisión de un bar de bocadillos cuando lo veíamos debatir hace ahora una semana. Irresistible.

3 comentarios:

Caaal dijo...

Lástima que el carisma de los políticos sólo sirva para ganar y no garantice una buena gestión... Habrá que tener fé en que, si llega a ganar y lo hacen presidente, también sabrá hacer las cosas bien. Yes we can... ganar, pero ¿podemos gobernar? Espero que sí...

STARKIE dijo...

MAdre mía, Annie, me das miedo, cada vez más...pero bueno, confiemos primero en la victoria...y la celebraremos en la yankee party del 4 de noviembre!

DOWN WITH SARAH PALLIN!

Pirata dijo...

Por si no se ha dado cuenta....es el presidente del mundo