miércoles, 5 de noviembre de 2008

Feliz.




Poco a poco empiezo a darme cuenta de lo presente que está en mí el despreciable sentimiento de la envidia. Quizás hoy no es tan despreciable ese sentimiento, quizás hoy sea la tan recurrente envidia sana; porque la sensación que hoy experimento es sin lugar a dudas dulce. Envidiar a los norteamericanos que se han abalanzado sobre las urnas, y sobre esas extrañas cabinas electrónicas, para depositar sus recuperadas o nacientes ilusiones en un líder sin parangón en este momento político.


Porque si hay algo que hoy envidio es la capacidad que ha tenido la sociedad norteamericana de superarse a si misma. Capacidad de demostrar a los agoreros del racismo, a los escépticos del Sueño, a los ladrones de ilusión y esperanza, que ése no es el camino. Que puede un discurso alentador y emocionante hasta cuotas impensables calar en todos los sustratos de la población. Es posible desde hoy romper con los mensajes del miedo y con los oponentes del dinamismo. Por primera vez las esperanzas de cambio, las expectativas de progreso nos embriagan a todos con un gusto de alegría inexplicable, quizás incomprensible, pero real. Desde luego, personalmente, así lo siento. Nadie puede negarme esta admiración hacia este hombre valiente y carismático, de oratoria brillante e inteligencia extraordinaria. Todo lo que también a mí me ha transmitido, “más allá de sus costas”, desde muy lejos su voz también aquí se ha escuchado, para hacerme creer que sí puede ser.


“Siempre es más oscuro antes de amanecer”, a lo mejor este amanecer es más luminoso por la oscura y tenebrosa noche que lo precede, seguro; pero también es seguro que irradia una luz tan fuerte que llega a casi todos los lugares del planeta, deslumbrando.


Hoy es un día optimista, ya vendrán tiempos peores más serios. De momento hoy Estados Unidos sonríe; hoy tiene derecho a soñar, y este hecho, en este momento es envidiable.

8 comentarios:

Caaal dijo...

Bonita entrada.

Para mí, lo más emocionante del día de hoy ha sido ver a la gran cantidad de afroamericanos que lloraban de felicidad al ver que había uno de su mismo color a la cabeza de su país, ese que hace muy pocos años apenas les reconocía derechos.

Por supuesto, habrá que esperar cuatro años para poder hablar del gobierno de Obama. Mientras, esperemos que lo que digamos entonces sea bueno.

STARKIE dijo...

Simplemente Martin Luther King estaría orgulloso.

Ahora podemos celebrar que SÍ PUDIMOS!!!

@Annie: joer, sí que te inspira el hombre este, que reflexión!!!

STELLA dijo...

al final si que pudo!!!

bicos

Blaconcia dijo...

El triunfo de Obama me recuerda a la primera victoria socialista del 82. Tras los años de la dictadura y de la transición, toda la izquierda salió a la calle, aunque no hubiese votado al psoe. La recuerdo como la noche electoral mejor de mi vida, cuando unas elecciones democráticas tenían tanto significado. Bien por los afroamericanos, aunque no sé, me da como que sus expectativas se van a frustar en el camino. Soy muy mayorrrrrrrr.

Annie Hall dijo...

@Blaconcia: sé que tengo puestas demasiadas expectativas e ilusiones en él, que será difícil cumplirlas todas, pero poder presenciar este momento, aunque sea desde tan lejos, es algo tan nuevo para mí, un político que de verdad engancha, QUÉ DISCURSO!!!!! Inmejorable. No sabes la envidia que me das por haber tenido la gran suerte de vivir un momento de ilusión en primera persona, eso de tener un líder político en tu país que te llene de esperanza, no tener que "conformarte" o "resignarte" a elegir la menos mala de las pocas opciones!!!! Por eso me daban tanta envidia los americanos, los jóvenes que salieron a la calle, que escuchaban a Obama llorando de emoción, llenos de expectativas, era una fiesta!!!!!!!

bolo dijo...

De ilusiones vive el hombre!! la verdad es que del discurso de Obama no puede salir otra cosa que no sea esperanza. Pero estoy de acuerdo con blaconcia y creo que este, como casi todos los politicos, va a salir rana. Yo no soy tan mayor y de las elecciones del 82 lo que se es de oidas, y si, parece ser que fue una fiesta, pero despues como todo con el uso se corroe...

Blaconcia dijo...

Bolo: Lo de que soy "tan mayor" lo puedo decir yo, pero que lo digas tú no queda muy bien. Es como cuando se pregunta, "parece que estoy más gorda", lo que hay que decir es "no, que va, yo te veo como siempre" (Es que cumplo años este mes y estoy un poco sensible)

Caaal dijo...

@blaconcia: ¡no te metas con Bolo! ¡Si él es muy aparente! La culpa es tuya, por decir que estás mayor y luego pretender que los demás crean que no lo estás. De todas formas, no exageres, que ni que cumplieras 87...